Casa
 
 

Paredes: Las sustancias químicas están presentes desde las bases mismas de una casa. Las paredes fueron levantadas con ladrillos unidos entre sí, con una mezcla de arena, cal y cemento.
Probablemente estén pintadas con pintura al látex –fabricada con acetato de polivinilo-, la más utilizada en la decoración de interiores.
Esta pintura contiene otros importantes productos químicos: pigmentos que le otorgan el color y sustancias que permiten fijarla a la pared.

Vidrios: Los vidrios de las ventanas se fabrican fundiendo piedra caliza, arena y carbonato de sodio. Los vidrios de seguridad poseen una película adhesiva interna transparente que impide que se formen astillas filosas cuando se rompen. Este tipo de vidrio se emplea en los parabrisas de los autos o en el cerramiento de un balcón para aumentar la seguridad de los usuarios.

Caños: Las cañerías de transporte de las aguas residuales, los recubrimientos de los cables de electricidad y de la línea telefónica están elaborados con policloruro de vinilo (PVC) que es uno de los plásticos más usados.
Las cañerías se fabrican con polietileno de alta densidad para el transporte de gas y en polipropileno o polietileno reticulado para el agua caliente.
Todos son materiales aislantes y resistentes a la corrosión.

Aislantes: Las espumas de poliuretano rígidas y el poliestireno expandido son materiales aislantes que permiten una casa agradable, fresca en el verano y templada durante el invierno, ahorrando de esta manera energía.
Al caminar, bajo nuestros pies, hay productos químicos. Las fibras de las alfombras pueden fabricarse con polipropileno, nylon u otras fibras sintéticas.
Existen solventes y resinas que sirven para proteger y limpiar los pisos de madera, de cerámica y de mosaicos.